Newsletter

Enews junio 2019

EDITORIAL: Francisco Ruiz, Director de Educación en Chile Dual

Una mirada a la formación dual

En Chile Dual hemos estado visitando los liceos que imparten la estrategia dual en las regiones V-VI-VII y R.M; como parte de un proyecto que lleva adelante el MINEDUC para fortalecer la educación media técnico-profesional. En esta muestra, de casi 70 liceos, hemos recogido información valiosa que la Secretaría Ejecutiva de la EMTP podrá utilizar para iniciar un proceso de mejoramiento en base a las necesidades detectadas. Nos hemos encontrado con algunos docentes y directivos que recibieron capacitación directamente de la agencia alemana GTZ durante mediados de los ´90 y que siguen estando al frente de la formación dual en sus establecimientos, aunque son los menos, ya que la mayoría de quienes gestionan esta estrategia no han recibido capacitación formal. Nos hemos encontrado con exalumnos “duales” que hoy tienen sus propias empresas o son parte de empresas desde donde prestan soporte a los liceos para que el dual siga siendo una alternativa de formación profesional de calidad. También hemos recogido el testimonio de los estudiantes actuales, que reconocen abiertamente que gracias a la formación dual se han re-motivado y hoy son protagonistas de su propia trayectoria educativa. No nos cabe duda del valor agregado que tiene este tipo de estudios, donde los estudiantes pasan a ser parte de empresas, interactúan con personas mayores y con experiencia laboral, acceden a sistemas y procesos, a recursos y equipamiento que sus liceos jamás podrán poner a su disposición: en estos escenarios reales se aprende haciendo, y se aprende para siempre.

Esta mirada nos dice que en la formación dual en Chile hay experiencias maravillosas que podrían servir de modelos replicables para otros liceos que utilizan esta estrategia con seriedad y energía, pero que todavía no han podido construir esta “ruta de calidad”. También nos dice que algunos liceos se encuentran muy lejos de entregar una experiencia significativa de aprendizaje a sus alumnas y alumnos.

Lo que sigue ahora es difundir desde el MINEDUC estos hallazgos, invitar a los liceos a trabajar de manera colaborativa, distinguir a quienes lo hacen de manera brillante, prestarle apoyo a los que necesitan realizar acciones específicas de mejoramiento a corto plazo y tomar decisiones respecto de aquellas experiencias desfavorables. Y mientras se lleva a cabo esto, de manera paralela se debiera definir, desde la política pública, cómo se va a comprometer al mundo productivo a participar de manera decidida en la formación dual, una alternativa realmente potente para disponer de futuros técnicos mejor preparados, capaces de elevar la productividad de nuestro país y de darle más dignidad a la formación técnica.