Newsletter

Enews diciembre 2019

EDITORIAL: Francisco Ruiz, director de Educación Chile Dual

2019: Un año de desafíos

Este fue un año de importantes aprendizajes y desafíos para Chile Dual, cuyo abordaje nos trajo un cúmulo de experiencias: nuevos compañeros de trabajo, diversas alianzas y una ampliación de nuestra cobertura habitual. Sumamos nuevas empresas y liceos a la formación dual, de acuerdo con la Misión que nos hemos trazado, y asumimos un proyecto de envergadura con el MINEDUC que nos permitió conocer detalles de la calidad con la que se está implementando la estrategia dual en todos los liceos de la zona central (más de un tercio de los liceos con formación dual en el país), a fin de aportar a las decisiones que se toman en las políticas públicas del sector. Transcurridos 25 años desde su implementación, la estrategia dual, acorde las normativas del ministerio demuestra ser orgánica y sustentable, pues los liceos valoran los aprendizajes que adquieren sus estudiantes en el escenario real de trabajo. Las empresas, por su parte, en general pequeñas y medianas, participan y contribuyen, renovando año tras año los convenios para recibir alumnos que generalmente experimentan grandes avances en su desarrollo personal, haciendo gala de sus talentos y ganas de aprender. No obstante, hay mucho que mejorar.

El 2019 no fue un año que solo nos desafió a nosotros, sino a todos los chilenos, especialmente en los últimos meses. Cual remoción de escombros donde aún quedan brasas capaces de reiniciar el incendio, Chile mostró sus heridas, dolorosas, ocasionadas casi todas por la profunda desigualdad en que vivimos; mostró desconfianza total y falta de respeto hacia sus instituciones, públicas y privadas. Huérfano de liderazgos, el país no parece dispuesto a volver a ser lo que era antes de octubre del 2019.

¿Podemos hacer algo todavía?

Trabajamos con empresas que ofrecen espacios en sus plantas, talleres, oficinas y locales para el desarrollo de los estudiantes, favoreciendo a casi setecientos jóvenes de liceos técnicos que, con este apoyo, aumentan sus oportunidades para encontrar trabajos formales y continuar estudios superiores. Pero ese número es muy pequeño aún; necesitamos sumar muchas más empresas de diversos rubros con ganas de asumir el desafío que hoy tenemos como país. Juntos podemos mejorar la calidad de la educación técnico profesional, que es 100% pública y que concentra a jóvenes de los sectores más vulnerables del país. Desde esta vereda invitamos a otros a sumarse a la formación en alternancia (estrategia dual, pasantías, entre otras) como una forma concreta de reducir la desigualdad que nos tiene amenazados. No es una invitación para que hagamos caridad; no apelamos a la responsabilidad social empresarial, sino al compromiso social y a la oportunidad que la propia empresa se crea cuando abre sus puertas para esta experiencia formativa, formando un vínculo con su comunidad, y logrando beneficios para ambos