Newsletter

Enews marzo 2020

Juan Eduardo Errázuriz, Presidente Ejecutivo Grupo Sigdo Koppers

“Si como empresas no somos capaces de colaborar en la educación, lo estamos haciendo mal”

Juan Eduardo Errázuriz está a la cabeza de Sigdo Koppers, uno de los principales grupos empresariales del país, con un holding que se extiende desde el rubro industrial, hasta la construcción y el mercado automotriz. Errázuriz ha sido director de compañías como Endesa Chile, IBM Internacional, LAN Airlines, entre otras. Aquí nos cuenta cómo SK ha estado a la vanguardia de la estrategia dual, y el compromiso que deben asumir las empresas hoy.

Juan Eduardo, el foco de SK siempre ha estado en la calidad, desarrollo financiero, y hoy también hay un compromiso social y con el medioambiente. ¿cómo se traduce esto en materia de Educación?

En Chile sobre 900 liceos son de educación técnica, y alrededor de 150 imparten formación dual. Nosotros hoy, a través del holding, estamos atendiendo al 30% de esos liceos, lo cual es un gran logro considerando que empezamos hace 5 años, y nuestra meta es llegar mucho más allá, e influenciar no sólo a los liceos que son duales, sino poder apoyar el currículum de los que son tradicionales. También a los profesores de esas escuelas, mostrarles que esta es una muy buena alternativa para sus alumnos, quizás la mejor. Es un desafío grande, pero desde SK y mediante Fundación Chile Dual buscamos elevar la calidad de la educación. No nos interesa sacarnos la foto, nosotros somos felices cuando viene un padre y una madre con un alumno y nos dicen cómo este sistema cambió su historia, es conmovedor y nos indica que estamos en el camino correcto

El compromiso de nuestro Grupo es muy fuerte y sólido, especialmente con la educación dual: brindar a los chicos mejores alternativas de trabajo, al terminar sus estudios, para que sigan estudiando, o que estén mejor parados en el mercado laboral.

Chile hoy parece marcado por la polarización e incluso la desconfianza, a la vez que hay cierto consenso sobre la importancia del trabajo conjunto entre el sector privado y el público. ¿cómo pueden las grandes empresas aprovechar esta oportunidad para contribuir a la construcción de un nuevo pacto social?

Te diré algo que para mí es muy claro; ninguna empresa puede estar ajena a lo que sucede en el país donde opera, tiene que aportar con soluciones a las falencias e inequidades para que este mundo sea mejor. En Chile, no solo ahora con lo que está pasando, sino siempre las empresas tienen que ofrecer alternativas de empleabilidad distintas, abrir espacios. Intentar emular el sistema alemán, del país vasco, en nuestro escenario.

La educación es clave. Si como empresas no somos capaces de colaborar en la educación, poder educar a nuestra gente, lo estamos haciendo mal. Es un compromiso del que ningún empresario puede ausentarse. No es suficiente pagar impuestos, hay que dar más, hay que preocuparse de la educación, preocuparse de nuestra gente, aprender del pasado y comprometernos con el presente para construir el futuro. Y eso es algo que la universidad no enseña, cosas fundamentales como tratar bien a la gente y colaborar, entender que somos parte de un sistema.

¿Por qué es la Educación Técnica tan importante hoy, y por qué involucrarse en el nivel medio?

En Chile sobran los abogados, yo soy ingeniero, y también sobran, faltan los técnicos. Si tú miras por ejemplo sólo el tema de sueldos, en Europa un técnico gana más que un abogado, y aquí falta eso, un eslabón perdido que puede ayudar a la convivencia, y no este abismo que se produce de “yo soy profesional y tú un técnico”, que tenemos hoy. No tengo ninguna duda que el Dual puede ser una tremenda herramienta de cohesión social.

Entonces ¿cómo podemos motivar a más empresas?

Yo creo que los empresarios somos malos comunicadores, existen muchos esfuerzos que parten desde los empresarios que, si fueran más conocidos, incentivarían a más gente a replicarlos, porque apuntan a una mayor eficiencia empresarial. Los costos son muy razonables y el efecto social es enorme, basta contar la historia de algún muchacho. No se trata de caridad, eso no funciona, es necesaria en momentos puntuales, pero a la larga no es sostenible. Eso no motiva a los jóvenes, las personas necesitan progresar por sí mismas, y la estrategia dual hace eso, motiva a los estudiantes. En un comienzo partimos con el área metalmecánica, pero hoy nos expandimos a otras y en el proceso contagiamos a empresas fuera del Grupo SK, hoy Chile Dual trabaja con más de 20. Creo que lo que hemos hecho hasta ahora desde Sigdo Koppers es una semilla, y queremos que germine y se extienda a todos los campos.