Noticias

Enews mayo 2016
Compartir

EDITORIAL:

Francisco Ruiz, Fundador y Jefe Educación Chile Dual:

Un buen momento para la Formación Dual

La formación profesional dual está siendo re-valorada y re-posicionada en varios países, incluyendo a Chile. Esta estrategia formativa, reconocida por el Mineduc desde mediados de los años 90, ha tenido un desarrollo con altos y bajos, generando adeptos y detractores. Los adeptos del mundo de la educación valoran los cambios positivos de los estudiantes así como las oportunidades de empleabilidad que les otorga. Desde el mundo de la producción se valora la calidad de su formación, el conocimiento temprano del medio laboral y el apego que sienten por la empresa que los formó. Entre los detractores ligados al mundo de la educación están quienes han conocido experiencias de muy mala calidad donde los jóvenes van a las empresas para hacer tareas irrelevantes o alejadas de sus programas de estudios. Desde el mundo de la producción todavía hay quienes creen que la presencia de estudiantes en sus empresas hace más lenta la producción, les exige recursos adicionales y les expone a tener accidentes laborales.

Pero ahora el panorama parece estar cambiando favorablemente. Son varias las iniciativas privadasde empresas-liceos que están siendo difundidas en diversos medios. Un reciente foro de los países de la Alianza del Pacífico abordó, de manera central, la formación Dual como una alternativa para generar empleo juvenil y mejorar la productividad de los países. En ICARE, se acaban de exponer 4 experiencias exitosas de formación Dual, mientras que la semana pasada se celebró en San Antonio el seminario “Construyendo Puentes” para promoverla.

El Mineduc, por su parte, ha decidido formalizar, mediante normativas nuevas, los requisitos para el funcionamiento de esta estrategia que permitirán erradicar algunas malas prácticas existentes. A ello debemos sumar la reciente iniciativa de crear un Consejo Nacional de Formación Técnico Profesional para mejorar la productividad, competitividad e innovación del país desde la educación. Se trata de una institucionalidad de colaboración público-privada, en la que los sectores productivos podrán identificar qué tipo de técnicos se necesitan para que los liceos y los centros técnicos los formen. Saludamos esta iniciativa que articula el mundo de la educación con el mundo productivo, generando grandes espacios para la formación dual. Los expertos internacionales han señalado abiertamente que no tendremos educación técnica de calidad si no vinculamos liceos con empresas. Si el trabajador técnico está bien formado y mejora la productividad, es de esperar que sus condiciones también mejoren: los buenos negocios son aquellos en que todos ganan.