Newsletter

Enews diciembre 2017

ENTREVISTA:

Angélica Rojas, Directora Liceo A24:

“Lo que hacemos es terminar con los espirales de pobreza”

Antes del cierre de este año, conversamos con Angélica Rojas, directora del Liceo Comercial A24 Gabriel González Videla, quien nos contó las dificultades, pero también el encanto de dirigir un establecimiento Técnico Profesional donde la gran mayoría de los estudiantes viven situaciones de riesgo.

Usted dirigió antes un establecimiento de corte más tradicional ¿Cuál es la principal diferencia con respecto a un Liceo Técnico?

La mayor diferencia se ve en los jóvenes, yo diría que entre los estudiantes de los Liceos Técnicos se ve una madurez mayor, son más aterrizados y tienen plena conciencia que estudiar en un liceo técnico les da una oportunidad para terminar con espirales de pobreza. Nuestros alumnos tienen situaciones familiares complejas, atípicas, que habitualmente no tienen los jóvenes de colegios tradicionales, donde el ambiente es más permisivo; acá contamos casi con un 50% de alumnos extranjeros y para ellos la educación T-P es mucho más pertinente y les ofrece oportunidades reales de inserción laboral. En otros países, como Perú, por ejemplo, la alternativa técnica viene después de la enseñanza media, con lo cual la preparación es mucho más larga; aquí, en cambio, está inserta en el currículum de la Enseñanza Media.

El paso por la empresa es un gran aporte en la formación de habilidades blandas. Este año, por ejemplo, con la Semana Empresa, en sólo 6 días los chicos cambiaron muchísimo. Creo que este tipo de formación entrega grandes herramientas técnicas, pero en lo humano y lo valórico, es tremendamente importante, porque añade elementos que sirven para la vida, y no sólo el ámbito laboral.

Otra diferencia es que en la Empresa pueden trabajar con tecnología de vanguardia, y lo que se está utilizando realmente en el mercado. Muchas veces el cuerpo docente no tiene acceso o no maneja las tecnologías necesarias para una formación de calidad, y el paso por la Empresa resuelve eso.

¿Cómo se gestionan los vínculos con las empresas con que se asocian?

Con SKBergé fue más bien anecdótica, cotidiana casi. Frente a nuestro colegio tienen una sucursal y como el espacio en Santiago Centro es reducido, hace tiempo nos pidieron permiso para usar nuestra cancha de fútbol una vez por semana. Lentamente se forjó un vínculo muy bueno; en invierno la cancha no tiene iluminación natural, así que SKBergé instaló iluminación ahí, y luego también en el espacio central, eventualmente ellos necesitaron estacionamiento y nosotros les facilitamos espacio, es decir una relación de buenos vecinos que devino en una articulación de actividades. De pronto apareció Héctor Rivera (coordinador del Programa Dual en SKBergé) y nos comentó que estaban trabajando con Chile Dual, y apareció en nuestro horizonte esta fundación que no conocíamos y que nos motivó a generar la apertura al desarrollo de nuestros jóvenes fuera del aula. Para nosotros ha sido una relación virtuosa, nunca imaginé que una empresa automotriz tuviera interés en mejorar la capacidad y el currículum de un liceo. Ahora me es impensable un colegio técnico profesional que no esté en sintonía con las empresas, que aporta lo que el mercado requiere de un trabajador, y con un sentido humanitario, no mercantilista. Hoy puedo decir que con SKBergé caminamos juntos.

Con las otras empresas (LATAM, Río Clarillo, etcétera), la relación es cordial, pero mucho más distante. Buscamos una relación para las prácticas, pero no hemos logrado entablar un vínculo tan horizontal y tan arraigado en la formación como con SKBergé.

¿Cuáles son las mayores dificultades como directora para mejorar los resultados del liceo?

Nosotros no somos un liceo de resultados, nuestros indicadores no dan cuenta de un establecimiento que tenga logros en la PSU o el SIMCE, sino que van por otro lado, nosotros le cambiamos la vida a un joven. Nuestros alumnos son jóvenes con muchas privaciones, constituciones familiares complejas, estudiantes judicializados, o extranjeros para quienes el colegio es una posibilidad de inserción laboral rápida. Hay un tema docente complejo, no tenemos profesores destacados; hemos tenido paros, tomas, entre otros. Es un contexto de gestión complejo pero tenemos un equipo técnico muy bueno, tengo confianza en que lo lograremos.

¿Cómo sueña su colegio a futuro?

Me encantaría que este establecimiento pudiera tener más especialidades, al menos 3 más, que los profesores estuvieran en un constante proceso de capacitación, desde el área que ellos elijan, que tuvieran más herramientas para trabajar con los estudiantes; me gustaría tener mejor mobiliario, más tecnología, áreas verdes, espacios de confort. Me gustaría que los estudiantes vengan acá y se sientan completamente realizados cuando terminan su 4º medio, que vuelvan y digan que recibieron la mejor educación posible. Yo a este colegio le auguro un muy buen futuro, creo que tenemos que tener un buen plan de trabajo donde participemos todos.